Inicio

PROYECTO MUGITU

Sistema Integral de Ticketing para la prestación de nuevos servicios interoperables de billetaje y pago en el transporte público de Euskadi y normalización del uso del billete universal europeo. 

La CAPV, que ocupa una situación geográfica periférica dentro de la Unión Europea, está viendo cómo en los últimos años el centro de gravedad de la Unión se aleja de sus fronteras con la incorporación de los países del centro y este de Europa. Para la comunicación e integración de la Comunidad con el nuevo eje europeo resulta imprescindible una potente red de infraestructuras, que se ha de conjugar con un sistema de movilidad que apoye el mantenimiento de la competitividad económica sin perjuicio del respeto al medio ambiente y del crecimiento sostenible del territorio. Con este fin se ha dinamizado la inversión en transporte, tanto ferroviario como por carretera en toda la Unión Europea. Se están realizando actualmente y está previsto acometer a corto y medio plazo grandes inversiones, tanto desde el sector público (principales agendas estratégicas que orientan fondos europeos, nacionales, regionales, etc.), como desde el sector privado.

MUGITU nace con la idea de promover y fomentar la movilidad sostenible atrayendo a los usuarios hacia los modos de trasporte públicos para descongestionar el tráfico y mejorar la calidad del aire. MUGITU, en el contexto de las políticas de la Comisión Europea, aparece como un proyecto estratégico, alineado con las Directivas y planes actuales para el transporte y con la previsible evolución del marco regulador europeo. La cuestión del billete único e interoperable no es nueva, pero no se le ha dado una respuesta satisfactoria. En la CAPV ya se han realizado apuestas estratégicas con miras a este fin. Las siguientes palabras del viceconsejero de Transportes del Gobierno Vasco, Ernesto Gasco, dan idea del interés que puede despertar MUGITU: «No existe billete único todavía, pero estamos trabajando en ello». Aun sin concretar fechas para el conjunto de la CAPV (los planes de los Territorios Históricos hablan de 2012 para sus ámbitos respectivos), desde la Consejería de Transportes sí que se avanza que dicha solución afectaría a los autobuses urbanos e interurbanos, a EuskoTren, Metro, Renfe, Feve y, posiblemente, a las bicicletas de alquiler.

Como se ha mencionado, a escala territorial se está avanzando en la instauración de soluciones de billete único. Gipuzkoa es la provincia donde el billete único se encuentra en estado más avanzado, faltando todavía la interoperabilidad con los servicios ferroviarios de cercanías. Bizkaia parece salir del bloqueo y ha definido su modelo de billete único donde las principales instituciones -Gobierno Vasco, Diputación y Ayuntamiento de Bilbao- acordaron definir el modelo tarifario, uno de los mayores inconvenientes para su puesta en marcha porque se deben poner de acuerdo media docena de operadores. En Araba los avances van más lentos. En este contexto de desarrollo no homogéneo MUGITU supone una oportunidad y un marco estratégico no sólo para resolver el reto del billete único territorial (provincial), sino para promover una política de billete único universal, adelantándose a otras posibles iniciativas que se estén gestando en Europa.

El término de “movilidad sostenible” reflejado en MUGITU se refiere a un mismo tiempo a multitud de acciones, tendencias y cambios. Engloba un conjunto de procesos y acciones orientados a conseguir un uso racional de los medios de transporte por parte tanto de los particulares como de los profesionales. El concepto comprende varios enfoques, pero en suma de lo que se trata es de reducir el número de vehículos que circulan por las vías. De esta manera se consigue que la contaminación ambiental y acústica producida por los automóviles disminuya. Los vehículos a motor son los mayores generadores de contaminación acústica en entornos urbanos. Con todo se lograría además un ahorro energético nada despreciable; hay que tener en cuenta que las reservas fósiles de las que se obtienen los combustibles son finitas y sus costes de explotación crecientes a medida que se acerca el horizonte de su agotamiento.

Para fomentar la movilidad sostenible los organismos públicos se inclinan por una política multienfoque, que aborda los diversos problemas que el gran número de vehículo acarrea y trata de paliarlos en la medida de lo posible con diferentes iniciativas: nuevos paradigmas y opciones de transporte público (car sharing), inclusión del coche eléctrico en entornos rurales para paliar la escasez de opciones de transporte público, aumentar las líneas de transporte público, fomentar el uso de la bicicleta en núcleos urbanos, peatonalización de zonas, etc. No obstante estas iniciativas suelen aparecer inconexas y su impacto en la práctica es menor. A través de MUGITU se pretende aglutinar toda esta oferta dispersa y acercar al usuario a hacer uso de ella a través de un sistema universal de pago.

Anuncios